Missing Mile

This is the end of highway to hell


Previous Entry Share Next Entry
[G-TOP] Sin Dormir
Arashi Sleeping
fanfic_diaries
Título: Sin dormir
Autora: Yo
Pairing: G-TOP
Band: BIG BANG
Género: Fluffy y un poquito Angst
Resumen: Tras el funeral de su hermano, SeungHyun prácticamente ha regresado a casa con su madre, preocupado y decidido a cuidar de su familia. Lleva ya un par de semanas iendo y viniendo sin pasar por el apartamento, sin ver a sus compañeros más que en el trabajo. Duerme mal y su madre está preocupada, por lo que, cuando JiYong y YoungBae deciden ir a visitarlo a casa, los invita a quedarse una noche para ver si su estado de ánimo mejora. Mientras tanto, en el apartamento de los chicos TaeYang (YoungBae) también está durmiendo mal.
Disclaimer: Como diría el querido sheriff de Nottingham: Blahdiblahdidah…
NdA: Ésta es la ''historia'' con la que más licencias me he tomado aparte de las obvias en lo que a éstos dos se refiere hasta la fecha. Espero que me dispenséis. Su hermana HaeYoon es un año mayor que él en realidad, pero no se sabe mucho de ella, así que me he tomado la licencia de convertirla en la “hermana menor” por “necesidades del guión”. Los padres de T.O.P están separados pero mantienen una relación cordial por los hijos.
Glosario:
* SeungNyun o SeungNyeon es un juego de palabras. La unión del nombre, SeungHyun o SeungHyeon con la palabra SoNyeon, que significa ‘niño’ o ‘pequeño’. Vendría a ser ‘pequeño SeungHyun’ en castellano.
* Bu-in eomma - Lit. 부인 [bu-in] – Señora. 엄마 [eomma] mamá. También se utiliza para las mujeres mayores [Ajhummas] de las que se es cercano. Señora Choi, madre de T.O.P.
* Jollyeo - Lit. Soñoliento o Dormilón. Viejo apodo infantil de T.O.P. Impuesto por su madre y adoptado por sus compañeros de clase porque podía quedarse dormido de pie sin que nada ni nadie pudiera molestarlo. Cuando era pequeño tenía algo de narcolepsia. Le desapareció cuando llegó a la adolescencia.
* Ahjussi – Forma correcta de llamar a un hombre mayor de cuarenta años, insultante cuando un joven se lo llama a un hombre en la treintena. Ahjumma sería su forma femenina.
* Hyung significa hermano mayor, al igual que ‘oppa’, pero sólo es utilizado cuando el hablante es un varón. Se usa entre parientes o entre cercanos. Tae se extraña porque HaeYoon lo usa para mencionar a su hermano.
* Oppa - Cuando el hablante es una chica hacia un varón de su misma edad o mayor.
* Ma-EumEul - Corazón en coreano, refiriéndose al apelativo, no al órgano.



________________________________________

[Mientras no te rompas en mis brazos]
-En serio, colega, no lo soporto más… ¿Cómo diantres podías siquiera dormir con él en la misma habitación? - T.O.P frunce los labios en una pequeña sonrisa que titila brevemente en los ojos negros mientras observa al aludido camelarse a su madre con la coquetería de los niños pequeños.- Que yo lo quiero mucho y es mi mejor amigo y todo eso, pero no duerme una mierda y no me deja dormir a mí en el proceso… ¡¡Se mueve más que un chucho con pulgas!! Eso por no hablar de la de veces que se levanta y enciende la puñetera luz porque ha tenido una idea para una canción…

Ésta vez la sonrisa es más amplia.

-Dale al panda.
-… y… ¿eh?- TaeYang detiene su perorata y observa a su amigo con sorpresa. Las frases cortas, pragmáticas, suelen ser su estilo, pero esa ni siquiera tiene sentido.- ¿Al panda? ¿Qué panda…? ¿…SeungRi?

SeungHyun deja escapar una carcajada que surge profunda desde el fondo de su garganta.

-No… La panda-almohada que está en mi cuarto. Se la das y que se enrosque a ella. En cuanto las sábanas se calienten se quedará dormido enseguida y dejará de darte la tabarra.
-¿Estás seguro? ¿Así conseguías tú que se durmiera?

Las largas pestañas negras se abaten sobre las mejillas ocultando lo que piensa y los pómulos se le marcan cuando sonríe. ¿Así se dormía? Enroscado, sí… Pero no a la almohada.

-Funciona. La almohada es un coñazo, pero tú no lo tienes durmiendo en la misma cama…- tan coñazo que siempre terminaba a tomar por culo tirada por el cuarto.

Vuelve a mirar a JiYong, quien ésta vez ríe y bromea con su madre, sacándole a saber qué vergonzoso tema con ese encanto caradura que siempre gasta.

-¿Por qué está durmiendo en su cama, si tiene el cuarto libre?
-Eso le pregunté yo… Pero me dijo que se le hacía extraño dormir en tu cama sin ti.- T.O.P enmascara su sorpresa como mejor puede.
-¿Y entonces? ¿Mi cama está libre?
-Ni lo sueñes, hermano… Entre Gaho y Charlie la ocupan por entero. Y ahora se les ha unido Boss, que parece que no pueda dormir sin ellos. Espero que no te importe…

Seung sonríe, divertido.

-¡Qué más dará…! Un perro, dos perros, tres perros… El caso es que mi pobre cama parece más un self service que una cama. Lo que no entiendo es… Su ropa en mis cajones, más chaquetas suyas en mis perchas que mías, utilizo su marca de pasta de dientes por no comprar dos distintas y usa mi champú como le da la gana. Sus papeles en el escritorio sólo se distinguen de los míos por la letra, sus discos están apilados junto a los míos y siempre tengo que recoger su cepillo de dientes del lavabo porque lo deja fuera del vaso y su toalla del suelo porque se queda donde cae cuando sale de la ducha… Vive en ese cuarto más que yo ¿y ahora tiene reparos por usarla?
-Si la sigue usando… Se ducha en ese cuarto, echa la siesta en esa cama, se cambia en la habitación… Pero por las noches no duerme en ella.- TaeYang fija la mirada en la misma escena que SeungHyun antes de continuar, mucho más serio.- Creo que te echa de menos. Todos lo hacemos. Incluso Charlie. De hecho, creo que si GD no estuviera, Charlie sería quien más de menos te echaría.

T.O.P suspira y se cruza de brazos.

-No me he ido, sigo aquí.
-Pero no es lo mismo verte un rato durante el trabajo que verte el careto cada día.

________________________________________

Cuando escucha la carcajada se le alegra el corazón. Su pequeño está tan serio últimamente…
Vive Dios que lo entiende, que lo comprende mejor que nadie ciertamente. Su SeungNyun* ha perdido un hermano, pero ella ha perdido un hijo adorado y está viendo cómo poco a poco el que le queda se escuda en un innecesario sentido de responsabilidad y culpa inexistente para no pensar ni sentir cada día más de lo necesario. Ha perdido su risa y sus ojos ya no brillan. Duerme poco y mal y está convencida de que no deja de removerse por las noches, visto el estado de su cama cuando se la hace por las mañanas.

Esa es de hecho otra cosa que no entiende. Cuando era pequeño le enseñó bien a hacerse la cama al levantarse, aunque sea la tarea que más le desagrade, y no llevarse la comida al cuarto, pero cada día desde que volvió a quedarse en su vieja habitación se encuentra con la cama deshecha y una taza de café sin tocar en la mesilla.

Sin embargo, allí está, rodeado por sus amigos, riendo y charlando como hacía tiempo que no lo veía.

-Si quieres probar mi pastel de carne y verduras, señorito, tendréis que quedaros a cenar ésta noche…- le brillan los ojos al mirar a JiYong. Todavía recuerda al diablillo de chico que seguía a SeungHyun cada día por el barrio, corriendo y gritando como posesos, asustando a los repartidores y molestando a las vecinas cotillas. El joven que tiene delante se asemeja mucho a aquel niño… Sólo que aunque su sonrisa y sus palabras le digan lo contrario, los ojos oscuros le muestran mucho más, y el pequeño ha crecido y madurado mucho durante esos años. Y lo que es más importante… Está preocupado por SeungHyun y se le nota. Se lo han dicho las miradas furtivas que le echa de tanto en cuanto y el recorrerlo de arriba abajo con cautela cuando han llegado los dos, como si buscase alguna herida invisible en su hijo.
-Dudo que podamos, BuinChoi eomma.* Se nos haría demasiado tarde…
-Pues entonces no hay más que hablar. ¡Jollyeo!*- sonríe ampliamente cuando nota que el viejo apodo de su hijo le hace arrugar la nariz con desagrado.- Habrá que preparar camas, tus amigos se quedan ésta noche a dormir.

Si ellos consiguen hacerlo descansar como han conseguido hacerlo reír, por ella pueden mudarse a su casa. Ya les hará un hueco en el jardín.

________________________________

El calor es sofocante y se destapa de una patada, nervioso. Sólo se escucha el ruido de su propia respiración y por la ventana abierta ya ni siquiera entra una refrescante brisa.
Se levanta y sale al pasillo silencioso, descalzo, con tal sólo los pantalones del pijama y mira en ambas direcciones antes de dirigirse a la cocina.

Una sombra que se mueve y repta por la pared, apenas visible por el resplandor de la luna en la oscura habitación le llama la atención y al asomarse al salón lo ve, apoyado en el respaldo del sofá de cara a la ventana.

-¿No puedes dormir?

SeungHyun ni siquiera se gira, pero puede ver a contraluz cómo curva la comisura de los labios y se hace a un lado ligeramente, dejándole espacio.
Sube al sofá y se arrodilla en los cojines, apoyando el peso de su cuerpo contra el respaldo, a su lado, esperando en silencio las palabras que no llegan y fija la mirada en el paisaje de la calle.

-Bro… Éste barrio de noche me sigue acojonado. Las casas, tan iguales, sin luces en los patios y con cuatro farolas a lo largo siguen pareciendo monstruos de bocas abiertas.- Sonríe cuando la risa sofocada de SeungHyun reverbera en la habitación.- ¡Es en serio! Ahí, con las fauces abiertas y los ojos vacíos… Y la del ahjussi* de la casa de enfrente sigue siendo bizco.

Los ojos negros de T.O.P se fijan instintivamente en la casa mencionada y la luz parpadeante de una de las ventanas laterales lo atrae. Situada en la izquierda inferior del rectángulo, efectivamente se asemeja a una cara con un ojo torcido y ésta vez le tiemblan los hombros por el esfuerzo de no hacer ruido al reír.
Golpea el pecho de JiYong con el dorso de la mano mientras ríe y se deja caer hacia atrás, las piernas caídas sobre el respaldo del sofá.

No habla, no se mueve, tan sólo mira el techo hasta que el silencio le distrae y levanta la vista hasta GD cruzando sus miradas. Apoyado contra los cojines, sentado sobre las piernas dobladas, el chico lo observa fijamente con una mirada extraña en los ojos oscuros.

-¿Pasa algo?- susurra y JiYong niega brevemente pero la mirada no cambia y a T.O.P se le seca la garganta.- Entonces por qué me miras así… Llevas todo el día mirándome como si me fuese a desvanecer en cualquier momento.

Busca hacerle sonreír y por eso casi se asusta cuando los ojos de GD se velan, girando la cara para no mostrar dolor por sus palabras.
El silencio lo mata pero lo observa, el pelo corto y oscuro, mucho más de lo que lo ha llevado en meses, la seria expresión que sólo le ve cuando se concentra en el trabajo y los hombros encogidos como si cargase con un mundo que le pesa.

Lo ha visto poco en días pero lo nota más delgado y a la vez más alto. ¿Crecer es posible, pasada la veintena? No lo sabe, pero está seguro de que JiYong ha crecido.
La barbilla apoyada contra los brazos, mirando por la ventana con la vista perdida más allá del paisaje y se siente incómodo y un poco molesto por no compartir sus pensamientos. Le pican las yemas de los dedos por tocarlo, por pegarle un tirón del pantalón y decirle ‘eh, estoy aquí. Habla conmigo’, pero GD se ha rodeado de ese dique de contención que usa con los demás pero no con él. Nunca con él.

Con él no puede usarlo.

-Sabes que no estás sólo, ¿verdad?

El murmullo lo pilla por sorpresa y tan sólo lo observa con la cabeza en alto hasta que el cuello empieza a dolerle.
La intensidad de la mirada, toda la preocupación que JiYong le transmite con los ojos lo golpea con fuerza y se incorpora para sentarse frente a él. Ese cambio… Ni siquiera está seguro de cuando ha ocurrido, pero el chico que siempre quiere cuidar de todos está tratando ahora… ¿de cuidar de él?

Lo recorre con la mirada y verlo tan serio, tan adulto, le provoca un nudo en la garganta que no puede contener. Ni siquiera parpadea por si se pierde un nuevo cambio en él.

_________________________

Lo que más le duele de todo es que él mismo no lo note, no se de cuenta de lo mucho que ha cambiado en las últimas semanas.

Maldita sea, estaba con él cuando le llegó la noticia y tan sólo se derrumbó una vez, allí, en ese momento, en sus brazos y en la soledad de su cuarto. Lo dejó malditamente asustado cuando el momento pasó y el tipo serio y controlado apareció y sabe que no es el único que no tiene ni idea de cómo tratar al SeungHyun de ahora.

En los últimos días apenas lo ha visto trabajando, preparado y arreglado, y se iba al terminar, sin apenas tiempo para charlar entre ellos, y por eso le ha dado un vuelco el corazón al llegar aquella tarde y encontrarlo tan serio y tan pálido, las ojeras tan visibles bajo los ojos y su madre tan preocupada por él sin que él se diera cuenta de eso.
Siempre se ha sentido cómodo con él y de repente esa comodidad se ha esfumado y la echa de menos. Y lo peor de todo es que él actúa como si todo fuera normal.

Joder, ya no está asustado, no está dolido… Está enfadado.

-¿Vas a seguir así mucho más?- ve cómo frunce el ceño sin entender pero no le da la oportunidad de hablar.- ¡Lo entiendo, ¿de acuerdo?! Era tu hermano y le querías. Eso puedo entenderlo, ¿sabes? Pero no era el único hijo de tu madre o hermano de tu hermana… ¡Mírate! ¿Cuánto hace que no duermes bien? O que no comes… Trabajas demasiado y luego vuelves a casa y te haces cargo de tu familia tú sólo. No pides ayuda, no cuentas con nadie…

Frustrado, SeungHyun se frota los ojos y niega con la cabeza.

-No es eso. Se trata de mi familia, tengo que cuidarles, JiYong… Hasta que salgan adelante.
-¡Ya han salido adelante!- sobresaltado por el áspero sonido de su propia voz, JiYong la baja antes de seguir.- El único que se ha quedado atascado eres tú.
-¡Eso no es verdad!- Seung se levanta y se pasea por la habitación.- Mi madre llora cada noche aunque cree que no la escucho.
-Tu madre llora cada noche porque ha perdido un hijo, pero se levanta por la mañana y es fuerte por su otro hijo. Se preocupa por él y le preocupa que esté dando más de lo que puede. Siempre va a echarlo de menos, pero no se culpa, sigue adelante.

Cuadra los hombros y lo coge del brazo, acercándolo al reflejo de la cristalera.

-Tú siempre has sido fuerte para mí. Siempre has cuidado de mí. ¿Por qué no me dejas ahora que cuide yo de ti?

Se miran a través del cristal y se calibran el uno al otro. JiYong apoya la mejilla en el hombro de T.O.P y suspira mientras su amigo ríe por lo bajo.

-¿Tú vas a cuidar de mí? ¡Si no puedes ni cuidar de ti mismo! Te olvidas de comer mientras trabajas y pierdes sueño por componer alguna cosa. Si no te despiertan por las mañanas ni te levantarías tú sólo y te olvidas de cuidarte mientras echas una mano a todos los demás. Trabajas hasta el límite, eres un mandón y te quejas demasiado si las cosas no salen a tu gusto. Terco, obstinado, cabezota… Tae dice que llevas días sin casi dormir.

Ríen los dos y JiYong le rodea con los brazos.

-Te echo de menos. Todos lo hacemos… Pregúntaselo a Charlie. Incluso duermen en tu cama.- le dedica un puchero a través del espejo y se relaja cuando advierte el cambio en su compañero.
-Sí, Charlie y los perros sí… Tú no.

Se hace de nuevo el silencio, pero ya no es incómodo.

-No puedo dormir en esa cama con los perros. Tendrías que volver para echarlos, que yo no soy capaz.- La sonrisa de SeungHyun cuando lo mira es casi tierna y lo avergüenza. Contiene un bostezo que le aletea en la nariz y estira los brazos para disimular.- Bueeeno… ¿Nos vamos a la cama? Creo que ya va siendo hora.
-Yo también te echo de menos.- Las palabras inesperadas lo detienen en la puerta.- Gracias por preocuparte por mí.

Le resta importancia con la cabeza con una sonrisa en los labios y abre aún más los ojos cuando T.O.P le coge de la muñeca y tira de él sin mirar atrás un segundo.

-Oye, para…
-¿No querías ir a la cama? Pues vamos a la cama.
-¿Aquí? Es decir… ¿A la tuya?

Pero éste sigue sin mirarlo cuando cierra la puerta tras ellos y se mete en la cama.

-Tienes razón. Últimamente no duermo bien, pero no es por lo que crees. Por alguna maldita razón, creo que echo de menos tu estúpida almohada, o que me despiertes a media noche con la mente a mil revoluciones por segundo. Y sigo pensando que mi madre aún me necesita… Pero es verdad que si me ve a mí bien quizás ella mejore. Y para que eso pase, tengo que dormir bien al menos una noche, así que…- echa las sábanas a un lado- No voy a ofrecerlo dos veces. Métete en la cama.

Satisfecho consigo mismo, se tumba y le da la espalda, pero a GD esa actitud le pone una sonrisa que siempre ha calificado de estúpida en la cara mientras obedece y entra, acurrucándose de inmediato contra su espalda.
Diantres, lo echaba horriblemente de menos… Tenerlo tan cerca. Tanto que en esos momentos siente hasta mariposas en el estómago, pero no podría estar más feliz.

-Así que echas de menos al panda, ¿eh?- musita contra su hombro y pega un respingo cuando SeungHyun se gira de golpe, pero no le llega reprimenda alguna, tan sólo la cabeza de T.O.P contra su hombro y sus brazos rodeándole la cintura.

Se queda sin aliento durante varios segundos y de repente lo escucha. Tan bajito que podría ser algo muy distinto.

-Por favor… cuida de mí.

_______________________________

El teléfono lo despierta y lo alcanza, somnoliento. El número de DaeSung parpadea en la pantalla y contesta con un quejido mientras hunde la cara en la almohada.

-¡Hola, corazón!
-Vete a la m…- Levanta la cabeza de golpea cuando la voz cantarina le chirría en los oídos y su amigo se ríe al otro lado del auricular.
-¿Todo bien? Al final no volvisteis anoche… ¿Tan bien cocina la madre de Tempo que de todos los que vais, ninguno volvéis?

TaeYang deja escapar una risa gutural.

-Sí, claro… Al menos, ya cocina mejor que tú.- se burla y suelta una carcajada cuando Dae se finge ofendido.- Nah, en serio… Sólo pasamos la noche, Choi-buin se empeñó y GD no le quiso decir que no.
-Ah…GD…- guardan silencio durante unos segundos.
-Lo echa de menos, ya lo sabes.
-Todos lo hacemos.

TaeYang chasquea la lengua, frustrado.

-Sabes a lo que me refiero.
-[…] Oye… ¿JiYong está ahí? Kush ha llegado hace un par de horas a buscarle, por nosequé del videoclip de She’s gone. ¿No habían arreglado ya ese tema?
-Se supone…- Tae se incorpora con el móvil en la mano.- Espera, que te lo paso… ¡¡Mierda!!
-¿Ocurre algo?
-¡¡Mierda, mierda, mierda!!
-¿¡YoungBae!?
-¡¿Qué hora es?!
-Las diez… ¿por?
-Vale, pues ponte a rezar por que nadie se entere de nada… O mejor aún, para que nadie en la casa se haya levantado aún.
-¿Y eso?- DaeSung suena alarmado.
-Se ha ido a dormir con él. ¡¡Mira que me lo tendría que haber imaginado, ¿eh?!! Si es que cómo se le ocurre. ¡Están durmiendo juntos otra vez!
-¡¡¿¿En casa de su madre??!!- la alarma se convierte en urgencia. -¿Se les ha ido la olla?
-Escucha, te llamo en un rato, ¿de acuerdo?- TaeYang se viste como mejor puede en esas circunstancias.- Voy a ver si consigo sacarlo de su cuarto sin que nadie lo note.

Sale disparado por la puerta, procurando no hacer ruido hasta la habitación de SeungHyun, y suelta un suspiro de alivio al ver la puerta cerrada. Esa es una buena señal.
Entra con cuidado y confirma sus temores. Despatarrado sobre la cama, con la mejilla sobre la cabeza de T.O.P, el brazo de éste como manta y las piernas entrelazadas se encuentra su capitán.

Por un instante, un instinto protector hacia sus amigos se convierte en el sedante para sus nervios, sonriendo al darse cuenta de que los ve tranquilos y en paz, descansados por primera vez en mucho tiempo. Craso error, perder el tiempo mirándolos.

-¿Son novios?

Cuando se da la vuelta, HaeYoon los está observando, curiosa, desde la puerta. Dichosa cría, menuda oportunidad.

-¡¡No, no, chiquitina…!!- manotea en su dirección dispuesto a sacarla, pero la niña entra en el cuarto y se detiene a los pies de la cama.
-Eomma dice que es imposible que hyung* durmiera tan mal a menos que estuviese acostumbrado a dormir con alguien.- TaeYang parpadea, sorprendido.- Y mi amiga SoEun dice que cuando dos personas duermen juntas es que son novias.
-¿Tu mamá ha dicho eso?- intenta salirse por la tangente, pero, joder, es una cría de doce años.

La niña asiente.

-¿JiYong oppa* es el novio de hyung?
-Ma-EumEul*!- la aparición de la madre de su amigo en la puerta le hiela a TaeYang la sangre en las venas.- Deja a tu hermano en paz, que está durmiendo… YoungBae, corazón… Sal tú también. ¿Te apetece desayunar?

Para cuando quiere darse cuenta, TaeYang se encuentra fuera de la habitación en dirección a la cocina, con la niña de vuelta a sus juegos matutinos y la madre cotorreando alegremente a su alrededor mientras prepara el desayuno. Hasta que la curiosidad lo vence.

-Bu-in… ¿No le parece raro?

La mujer tan sólo sonríe.

-Mi hijo está durmiendo por fin. Está tranquilo, relajado. Está feliz desde que llegasteis ayer y después de días preguntándome por qué no duerme, descansa. Créeme, si verlo así, exento de preocupaciones supone que duerma con alguien, me da lo mismo si es hombre, mujer o marciano. Conozco a mi hijo y lo más importante aquí es que está donde debe estar…

Un sentimiento de gratitud inunda a Tae y parece que ella lo nota, porque reacciona como cualquier madre haría; poniendo más comida en el plato.

-¿Entonces…?
-Entonces…
-¿Nos deja que nos lo llevemos de vuelta a casa?
-Por favor… ¡os lo pido!

Ataca el plato con ganas. Parece que las cosas empiezan a mejorar para todos y pronto volverán a estar los cinco juntos
Sonríe al recordar la conversación con HaeYoon. Y encima, vuelve a casa con munición para devolverles sus bromas a esos dos.

?

Log in